Berlin III

A la hora de visitar una ciudad es fundamental conocerla previamente. Se requiere estudiarla y hacer un análisis de las cosas que se pueden ver y su localización… Y por supuesto es necesario conocer el medio de transporte con el que te vas a mover.

Todo el servicio de transporte público funciona excepcionalmente en Berlín. A priori parece muy complejo, y por supuesto, necesita paciencia, pero realmente cuando se le coge el truco es muy sencillo. Eso sí, yendo en grupo es toda una experiencia discutir sobre los distintos recorridos y modos de moverse por la ciudad. Y siempre estará el típico “yo no he mirado el plano, pero tan difícil no puede ser”. Gracias a este medio de transporte, logramos movernos por la ciudad con toda facilidad y por supuesto sentir que le sacamos muchísimo provecho a nuestro viaje.

Nuestro quinto día fue realmente productivo, empezamos visitando la Berlín Hauptbahnhof, o estación central e inaugurada para la copa del mundo del año 2006. La verdad que es un edificio que impresiona mucho y que merece la pena visitarlo. A partir de ahí comenzamos un día muy intensivo. Comenzamos paseando por la plaza del Reischstag, pasando por el Tiergarten y llegando hasta la Postdamer Platz.

Resulta muy curioso ver en la capital, uno se siente rodeado de la naturaleza. Supongo que se puede disfrutar mucho más en verano, pero la imagen creo que se expresa por si misma. En la Postdamer Platz, lo que más me llamó la atención es el Sony Center, resulta muy agradable el espacio que aparece bajo esa cúpula de tela y realmente impresiona el nivel de ingeniería.

Tras esta breve parada, pasamos al denominado Kulturforum, donde se pueden apreciar las obras de Hans Scharoun, la filarmónica y la biblioteca del estado, Y por supuesto la Neue Nationalgalerie diseñada por Mies van der Rohe. Fue una pena que estuviese cerrado, pero pese a ser los edificios más destacados del conjunto, el resto también parecían ser muy interesante.

Otro paso fundamental para cualquier arquitecto que está en Berlín es visitar las embajadas. Tras la caída del muro, muchos países levantaron sus edificios representativos o recuperaron algunos históricos, como el caso de España. (Merece la pena pasear por las embajadas de los países nórdicos y México). Por supuesto, tras callejear por la ciudad, llegamos a uno de los lugares más impactantes y reflejo de la catástrofe de la segunda guerra mundial, la Kaiser-Wilhelm-Gedächtniskirche. Realmente fue algo de lo que más nos impactó.

Nuestro último día se puede decir que lo dedicamos a la reflexión. Fue un día tranquilo, sin presiones por visitar muchas cosas y con ganas de disfrutar de nuestras últimas horas. Decidimos visitar el monumento memorial a los Soviets. Cuesta imaginarse como sería las celebraciones en la Berlín oriental, pero la verdad que impresiona bastante. Y como quien cruzaba la frontera, alguno de mis compañeros decidió terminar la estancia pasando por el museo del “Checkpoint Charlie”, al parecer también recomendable.

Así fue nuestra estancia en Berlín y las sensaciones de las que pudimos disfrutar. Esperemos que os sirva de recomendación para viajes por la capital alemana. Y como no podía ser menos, no existe mejor manera que terminar un viaje que disfrutando de la comida tradicional del país o la ciudad. Realmente es necesario al visitar un sitio, probar los platos típicos. Por supuesto que hay más cosas de las que nos hemos olvidado comentar, y que merecen la pena visitar: la casa ocupa, la sinagoga de Berlín, y arquitectónicamente hablando, nos olvidamos del Velodrom de Berlín, lo teníamos tan cerca del albergue que no supimos apreciarlo.

Os adjunto una serie de enlaces relacionados con los diversos monumentos, museos que hemos citado en nuestro viaje por Berlín.

  • Isla de los museos: http://es.wikipedia.org/wiki/Isla_de_los_museos
  • Puerta de Brandenburgo: es.wikipedia.org/wiki/Puerta_de_Brandeburgo
  • Reichstag: es.wikipedia.org/wiki/Edificio_del_Reichstag
  • Tiergarten: es.wikipedia.org/wiki/Tiergarten
  • Kulturforum: http://www.kulturforum-berlin.de/sp_index.html
  • Iglesia memorial Guillermo: es.wikipedia.org/wiki/Iglesia_Memorial_Kaiser_Wilhelm
  • Monumento a los soviets: en.wikipedia.org/wiki/Soviet_War_Memorial_%28Treptower_Park%29

a+ ielizalde

Berlín II

Comenzar un día de vacaciones haciendo un tour te hace sentirte mejor. En tus vacaciones madrugas y sientes que has aprovechado el día e incluso tus vacaciones… En un frío paseo de tres horas conoces los principales monumentos de la ciudad y unas cuantas anécdotas de los mismos. Visitamos lo más típico de la capital alemana, La puerta de Brandemburgo, el Reichstag, el monumento al holocausto, la sinagoga, la Dome berlinesa, la torre de comunicación, una parte del muro y terminamos en el famoso Checkpoint Charlie.

Tras pasear y escuchar atentamente anécdotas sobre la ciudad, nos fuimos al museo Pergamo. La verdad que en nuestros viajes no solemos visitar muchos museos, pero en esta ocasión era necesario refugiarse de las temperaturas bajo cero. Muy recomendable este museo, y entre las anécdotas curiosas, nunca olvidaré las caras de los alemanes cuando nos veían en el hall del ya citado museo, disfrutando de unas galletas de chocolate como sino hubiese mañana.

El sábado, aprovechamos el día para hacer el famoso paseo por el muro de Berlín y callejear. La verdad que los distintos grafitis son muy expresivos, y su sentido va más allá que lo que se puede ver. Por la tarde, tras disfrutar de una comida en uno de los muchos restaurantes turcos de la ciudad, nos dirigimos a ver el Museo de los judíos. Sobretodo fue por el interés arquitectónico. Queríamos visitar la obra del arquitecto polaco Daniel Libeskind. El edificio resultó ser interesante, pero no se si el cansancio o nuestra forma peculiar de visitar museos (observando el contenedor y no lo contenido), no nos convenció el contenido.

Lo más interesante del sábado, fue el poder ver a los alemanes, disfrutando del hielo (no era nieve) en los parques. Somos muy distintos culturalmente y se nota. Además la noche del sábado resultó una de las experiencias más impactantes. Visitamos un par de discotecas, en ninguna no pudimos acceder por nuestro vestuario, pero el problema es que en la segunda, nos lo dijeron tras 40 minutos con temperatura de -15ºC, parece imposible aguantar ese frío y vestir bien, pero bueno, después de ver alemanas con minifalda, te crees cualquier cosa.

Como en todo el mundo, el domingo es el día del mercado, y allí que nos fuimos a visitar uno de segunda mano. La verdad que podías encontrar de todo tipo de cosas “inútiles”, pero bueno, con la moda retro que existe actualmente, más de uno podría decorarse la casa económicamente. Lo que ya se había convertido en necesidad fue una parada cada dos horas, había que disfrutar de un “hot chocolate” o una cerveza, pero en un lugar climatizado.

Además de pasear por el barrio Spandau, famoso por sus patios interiores, aprovechamos para visitar algunos de los edificios fundamentales. Primero llegamos a la torre de la televisión, un símbolo de la capital alemana y del Berlín oriental. Desde allí se podía apreciar la calma que reina en Berlín en un frío domingo de invierno.

Por supuesto, también visitamos el Reichstag, una de las obras más conocidas de Norman Foster y cuya cúpula sirve para recordar a los políticos que es el pueblo quien está por encima de ellos y les observa. Como curiosidad, me quedo con la estampa de la puerta de Brandemburgo, un domingo a las diez de la noche, y nosotros los únicos valientes que se veía por la calle. Aquí os dejamos la muestra.

a+ ielizalde