Cuando la arquitectura actúa como enseñanza: “El Reichstag”

Desde aplus queremos completar nuestro paso por Berlín, hablando de uno de los edificios más conocidos de la ciudad. A los arquitectos siempre nos gusta creer que nuestros edificios tienen un carácter educativo, pero en este caso la actuación de Norman Foster en el Reichstag claramente sí que la tiene. Por un lado recordándonos el pasado reciente de Alemania y por otra señalándonos el futuro hacia el que debe ir una sociedad.

La estética actual del Reichstag es conocida por la cúpula del arquitecto Norman Foster, cuyo edificio original es de Paul Wallot y se remonta a 1894. Después de los bombardeos de la II Guerra Mundial sobre la ciudad de Berlín, y la posterior división de Berlín entre los aliados el Reichstag queda en manos comunistas hasta la caída del muro en 1989. Es en ese momento cuando se decide trasladar la capital de Bonn a Berlín y en el año 1993 se convoca el concurso para rehabilitar el parlamento.

El diseño de Norman Foster se basa en 4 puntos que buscan enseñarnos el pasado, presente y futuro de una nueva sociedad democrática.

El pasado, considerando el Reichstag como un museo viviente. Se dejan paredes al descubierto con marcas de la II GM y de la época comunista para recordar el pasado de Alemania.

El presente, recuperando las zonas públicas dentro del edificio para identificarlas con la nueva democracia. Se recupera la puerta principal para que el pueblo y los parlamentarios entren de igual a igual al nuevo edificio y se plantea una nueva cúpula con dos rampas públicas, para recordarles que es el pueblo el que está por encima de ellos y que los observa; de esta manera se representa que el Reichstag se ha vuelto transparente y responsable.

El futuro, proyectando en base a la ecología y energía; y buscando una economía del proyecto. Veinte años después se ha de reconocer que ambos puntos marcaban el futuro que debía seguir una nación. El nuevo Reichstag pretende educar la conciencia ciudadana sobre el cambio climático y la importancia que tiene sobre el pueblo. La nueva cúpula controla la radiación solar protegiéndose durante los días de mayor intensidad y actuando como chimenea solar para generar ventilación natural en la sala del parlamento. También se plantea una acumulación freática, que ayuda a calentar durante el invierno con el calor del verano y a enfriar en el verano con el frío del invierno.

Así pues, el proyecto del Reichstag además de ser el lugar de reunión y discusión del pueblo alemán es además un edificio que nos enseña el pasado de una nación y nos marca el futuro que debe seguir.

a+ castrovazquez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s