Un lugar al sol

articulo 2

Hace ya unos años leí un libro, un buen libro en el que se apuntaban ciertas similitudes y diferencias acerca de cómo

construir cuando se dispone de mucho sol o cuando no se puede siquiera pensar en él. Un libro en el que se incidía en la necesidad de tener muy en cuenta la sombra, sombra que en ocasiones puede dar cobijo, o como la simple sombra arrojada por un árbol en verano genera más arquitectura que el mejor edificio moderno.

Desconozco que hice con aquel libro, probablemente se quedó en la estantería de algún compañero. Quizá prestado o sencillamente extraviado en alguna mudanza. ¿Quién sabe? Es lo que suele suceder con los libros. Pero hoy me he acordado de aquel libro, que en cierto modo no acabé de entender. Hoy tras casi mes y medio desde la última vez que viera el sol en España, por fin ha salido tres horas en el norte de Europa. Tres horas que me han hecho volver a recordar el porqué de aquel texto.

Es increíble ver como unos simple rayos cambian por completo una ciudad. Con la ya señalada añoranza por ver el sol, uno se explica los grandes ventanales y la falta de persianas con las que se construye. Uno entiende porque desean tener enormes terrazas y balcones de más de dos metros de vuelo. Y uno entiende como cuando hay sol salen a la calle como locos, para tumbarse en el suelo como si jamás lo hubieran visto. Y en cierto modo es comprensible esa actitud. Es comprensible porque para ellos es como un tesoro, pese a ser algo tan simple

Sin embargo jamás he oído a nadie hablar acerca de la sombra en estos lugares. Sobre cómo puede afectar en la iluminación de una estancia, o en como la sombra arrojada puede restar luminosidad a una habitación. Sol y sombra. Ambas, juntas y separadas son tan importantes para la construcción como pueden serlo los materiales o las estructuras. En estos tiempos que corren donde la creatividad es necesaria para poder superar miles de escollos y donde se prima la eficiencia energética en las nuevas construcciones. ¿Qué mejor que tener en cuenta el sol y la sombra? Proyectar con los dos y nunca obviarlas, saber que con esas dos pequeñas opciones se pueden crear grandes cosas.

A ver si hay suerte y mañana el día nos regala unas pocas horas de sol. Yo mientras tanto seguiré pensando dónde puede estar “Un lugar a la sombra”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s